Como colocar calcas

Cómo colocar calcas al agua

La colocación de las calcas en una maqueta es uno de los pasos más importantes para conseguir un acabado realista. Aunque es un proceso sencillo, si se realiza de forma inadecuada puede arruinar nuestro trabajo previo.

En este artículo vamos a ver cómo conseguir un acabado perfecto y qué productos nos pueden ayudar a ello.

Calcas, calcomanías, decals…. ¿qué son en realidad?

La palabra calcomanía proviene del francés décalcomanie y se refiere a una imagen que se transfiere de una superficie original o de soporte a otra final o de acabado.

La palabra decals que podremos encontrar en muchos textos de modelismo se refiere a este mismo concepto en inglés.

Existen muchos tipos de calcomanías, en función del soporte y la forma en la que la imagen se transfiere. En modelismo generalmente hablamos de calcas al agua, ya que es la forma más estandarizada en la que los fabricantes de kits ofrecen las decoraciones de sus maquetas.

Una calca al agua no es más que una imagen impresa sobre un soporte de papel que contiene un adhesivo soluble al agua. La impresión de la calca puede realizarse por distintos métodos, siendo el más habitual en las calcas comerciales el de la serigrafía en capas de color.

En este proceso, la calca se imprime en impresoras específicas mediante un proceso relativamente complejo, en el que cada color se imprime en una capa independiente, generalmente de más claro a más oscuro. La primera será una capa de barniz transparente con la forma completa de la imagen (más un pequeño borde de seguridad) que hará de soporte para el resto de colores.

Al poner la calca en contacto con agua, el adhesivo se reactiva separándose la imagen impresa del soporte de papel.

Tipos de calcas

En primer lugar es importante ser consciente de que hay distintas calidades de calcas. Las calcas de buena calidad tendrán una base fina, colores nítidos y opacos y se adaptarán bien a superficies irregulares.

Las calcas de mala calidad están impresas sobre un soporte demasiado grueso, los colores pueden transparentar y no se adaptarán bien a superficies irregulares.

Es importante conservar las calcas en lugares secos y con pocos cambios de temperatura, ya que las calcas mal conservadas (o de mala calidad) pueden volverse quebradizas.

Normalmente, en las maquetas de marcas reconocidas las calcas son de buena calidad y nos vendrán precortadas. En realidad no es que estén precortadas, sino que la base de barniz que hace de soporte está impresa con la forma del dibujo. Esto facilita mucho su colocación, al no ser necesario cortarlas al borde.

En caso de calcas caseras o fabricadas con métodos no específicos, están impresas sobre un soporte contínuo, por lo que va a ser necesario cortarlas lo más ajustadas posible al dibujo.

Preparación previa de la superficie de trabajo

Antes de colocar la calca propiamente, es imprescindible preparar la superficie de la maqueta. Las calcas siempre se integrarán mejor sobre superficies lisas que rugosas, por lo que es necesario tener un acabado brillante (liso) en la pintura de nuestro modelo.

Es importante señalar que los acabados satinados o mates se consiguen gracias a un agente matizante que normalmente son micropartículas que crean una pequeña rugosidad. Por lo que los acabados mates son más rugosos (aunque no lo apreciemos a simple vista) que los brillantes.

Si hemos utilizado pintura brillante no será necesario hacer nada más, nuestra maqueta ya disponemos de la superficie adecuada para la decoración final con calcas.

Si hemos empleado una pintura satinada o mate, la superficie no será lisa, por lo que lo conveniente es aplicar un barniz brillante sobre la maqueta.

De este modo se evita el efecto silverling tan perjudicial en el acabado de las calcas y que se debe a que la calcas no queda totalmente pegada sobre el modelo, dejando pequeños espacios de aire.

Pasos para colocar calcas

Vamos a ver paso a paso cómo colocar calcas en nuestras maquetas (al final te dejo un vídeo del proceso completo).

  1. Recortar la calca del soporte de papel (si la calca no está precortada, tendremos que cortarla al borde con unas tijeras o cuchilla de modelismo)
  2. Colocar la calca en agua el tiempo necesario para que todo el soporte de papel se humedezca. No es necesario sumergir la calca por completo.Si utilizamos agua tibia el adhesivo del papel se activará antes y de forma más eficaz.
  3. Colocar la calcas sobre un papel absorbente (papel de cocina por ejemplo) para retirar el exceso de humedad.
  4. Con un pincel aplicamos MicroSet (o un líquido equivalente de otro fabricante) en la zona en la que se va a colocar la calca.
  5. Deslizar la calca desde su soporte hacia la superficie del modelo. Siempre que se mantenga húmeda, la calca se podrá reposicionar.
  6. Colocar la calca en su posición y hacer una primera adaptación a la superficie pasando un pincel suave sobre ella y retirando el exceso de humedad (podemos ayudarnos de un bastoncillo o papel aborbende que no deje partículas).
  7. Aplicar MicroSol con un pincel, apretando suavemente sobre las zonas con un relieve más intrincado.
  8. Dejar que el MicroSol actúe sobre la calca, ablandándola y adaptándola a la superficie.
  9. Repetir el paso 8 hasta que la calca quede integrada.
  10. Si es preciso, podemos barnizar nuestra maqueta. En general puede ser recomendable para conseguir un acabado más adecuado u homogéneo o proteger el modelo (tanto de su manipulación posterior como para aplicar productos de weathering)

¿Te interesa el modelismo?

Suscríbete a nuestro boletín para estar al día de todas las novedades de Modelismo 2.0

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *